El césped natural es un elemento decorativo y funcional que puede aportar un gran valor a los  jardines. En cualquier propiedad con algo de terreno es habitual plantar este tipo de hierba tan cómoda y agradable al tacto y a la vista.

Pero, en los meses más fríos del año, en los que baja la temperatura y el clima es más húmedo, puede suponer un desafío para mantener esta alfombra verde de forma exuberante y saludable. Por ello, hoy te vamos a explicar cómo cuidar el césped en invierno para asegurarte que florezca en todo su esplendor cuando llegue la temporada de calor.

Durante esta estación, el césped, al igual que el resto de la flora, permanece vegetando. Muchas personas tienden a descuidar el cuidado de sus jardines durante estos meses, asumiendo que están en estado de reposo.

Sin embargo, el invierno puede ser una época difícil para el césped natural. La falta de luz solar y las heladas principalmente, pueden debilitarlo y hacer que se vuelva marrón y feo.  Pero, con las recomendaciones que te vamos a facilitar a continuación, será más que esté siempre verde, reluciente y sin calvas.

Cómo preparar tu jardín para el periodo invernal

Además de la pérdida de color, otros de los problemas que suele sufrir la hierba durante los meses más fríos es la aparición de musgo o la falta de crecimiento. Y para cuidar el césped en invierno y evitar que estos inconvenientes sucedan, es necesario ponerse manos a la obra, también, en otoño.

El mes de octubre es el más adecuado para prepararlo de cara a la llegada del frío. Estas son las labores más destacadas:

  • Poda del césped. Procura no cortar en exceso para evitar que sufra. Segarlo demasiado puede debilitarlo y ayudar a que crezcan el musgo y las malas hierbas.
  • Retirada de los restos de la siega con la ayuda de un rastrillo.
  • Limpieza de las hojas caídas propias del otoño y eliminación de restos de otras plantas que haya.
  • Aireado del suelo. Favorece la absorción de nutrientes, mejorar la circulación del aire y permite el crecimiento del césped a través de la oxigenación. Para ello, hay que remover hasta que la hierba se levante un poco y repetir la operación un par de veces en intervalos de 15-20 minutos.
  • También puedes alimentar el césped con un fertilizante adecuado. En esta época, el abono más recomendado es uno que tenga un bajo contenido en nitrógeno en relación con el ácido fosfórico y el potasio.

cuidados del cesped en invierno

Principales cuidados del césped en invierno

Aunque vamos a empezar por cómo regar y cortar el césped en invierno, si lees hasta el final, descubrirás que no son las únicas labores que hay que realizar en nuestro jardín durante estos meses más fríos, y esté más sano y bonito. ¡Vamos allá!

Cómo cortar el césped cuando hace frío

En invierno, el césped crece más lentamente, por lo que es necesario cortarlo con menos frecuencia que en el resto de estaciones del año.

También puedes dejarlo más largo. La altura ideal de corte es de entre 4 y 5 centímetros. Esto ayudará a que la hierba se proteja del frío y de las heladas.

Es necesario asegurarse de que el césped está seco, ya que la humedad atasca la máquina y la caja de la hierba, por lo que la segadora tardará más. Y cuando soplen vientos fríos es mejor que no lo cortes porque se pueden quemar los extremos de la hierba.

regar cesped en inviernoCómo regar la hierba en invierno

El riego también ayuda a mantener el césped sano en invierno. Aunque las necesidades de riego disminuyen en estos meses fríos, un equilibrio adecuado garantiza su salubridad.

El riego moderado ayuda a prevenir la deshidratación y proporciona a las raíces la humedad necesaria. No obstante, el exceso de agua puede provocar la aparición de hongos. Lo ideal es regar una vez a la semana, siempre en las horas centrales del día.

 

Otras labores de prevención y cuidado del césped

Además del riego y segado, hay otras formas de cuidar el césped en invierno. Te destacamos algunas que realizamos en nuestros servicios de mantenimiento de jardines.

  • Eliminar regularmente las hojas y restos vegetales que caen sobre la hierba, ya que pueden crear un ambiente húmedo y propicio para el desarrollo de hongos.
  • Aplicar un musguicida específico para prevenir la aparición de musgo, que es otro de los problemas comunes que tienen los jardines en estos meses invernales.
  • Replantar el césped en las zonas que estén poco pobladas. Lo puedes hacer a mano mediante la siembra de semillas, o con tepes de césped natural.

Esperamos que esta serie de cuidados del césped en invierno contribuyan a que tu manta verde esté frondosa y reluciente cuando empiece la primavera.

¿Tienes más dudas de cómo mantener el césped durante el frío?

Síguenos en:
1
Hola
¿En que podemos ayudarte?